other

La vigencia de la justicia transicional en Guatemala

por Mika Kanervavuori, Representante OACNUDH Guatemala 

 

La firma de los Acuerdos de Paz marcó el final del conflicto armado. Su 25 aniversario es sin duda una razón especial para conmemorar. Sin embargo, aún se mantienen importantes desafíos para la realización de la justicia y la implementación de los mecanismos de justicia transicional creados a través de los Acuerdos. Desde nuestra perspectiva, estos mecanismos se encuentran cimentados en cinco pilares sustantivos: 

El primero es la verdad, un derecho que asiste a las víctimas y a la sociedad en general para conocer la verdad acerca de los acontecimientos sucedidos en el pasado, así como de las circunstancias y los motivos que llevaron a la perpetración de violaciones sistemáticas, incluyendo la suerte de las víctimas de desaparición forzada. Cabe resaltar el rol importante que juega la preservación y conservación de los archivos históricos relevantes, así como la garantía de su acceso a la ciudadanía e investigadores.

 

El segundo pilar es la reparación. Existe el mito de que las personas que buscan algún tipo de reparación están detrás de recompensas económicas. Los estándares internacionales establecen el derecho que tienen las víctimas a obtener reparaciones que sean proporcionales a las graves violaciones a sus derechos mediante la restitución, la indemnización, la rehabilitación y medidas de satisfacción. El Programa Nacional de Resarcimiento, ahora en el Ministerio de Desarrollo Social, fue el mecanismo creado para llevar a cabo estas tareas, pero este debe ser fortalecido y respaldado para que pueda cumplir con su importante mandato.

 

El tercero es el juzgamiento de aquellas personas que cometieron graves violaciones a los derechos humanos. El derecho internacional establece que algunas conductas, debido a su gravedad, deben ser sancionadas. En ese sentido, expertos de Naciones Unidas han manifestado la incompatibilidad con los derechos humanos de leyes de amnistía frente a delitos de trascendencia internacional, ya que se entienden como una ofensa a la humanidad en su conjunto.

 

El cuarto pilar son las garantías de no repetición. Estas son medidas que apuntan a reformar las estructuras legales, jurídicas, institucionales y socioculturales que permitieron que se cometieran graves violaciones a los derechos humanos.

 

El último pilar es la memoria. En tiempos de proliferación de noticias falsas y revisionismo histórico, es necesario que la sociedad en su conjunto reflexione sobre las causas, las responsabilidades y las consecuencias de los crímenes y la violencia del pasado para construir una memoria colectiva que rechace las violaciones del pasado y se comprometa a no repetirlas. 

 

Estos pilares están interrelacionados y su efectividad depende de la garantía de cada uno de ellos en su conjunto y no de manera aislada. Es por esto que, a un cuarto de siglo de la firma de la paz, hay que continuar con estos procesos que son fundamentales para la consolidación del Estado de derecho y la paz en Guatemala.

 

*Representante de OACNUDH Guatemala

 

Publicado originalmente en: El Periódico

Destacados

INFORME ANUAL 2020

Leer más

BotonInfoDefe

Informe PDH - OACNUDH 

situación de personas defensoras de DDHH

Leer más

Mujeres y COVID-19

Lee las reflexiones y perspectivas de mujeres Guatemaltecas ante la pandemia. 

Leer más

Boton.EleccionesCortes19

Compilación de estándares

aplicables al proceso de elección de Cortes 

Leer más

MÁS RECURSOS

inciativa5257

Estándares aplicables a la iniciativa #5257

reformas a la Ley de ONG

Leer Más

juegos-

Aventura Fascinante

Juegos interactivos para niñas y niños

Leer Más

EDUCACIÓN-EN-DDHH

EDUCACIÓN

Recursos Educación en Derechos Humanos

Leer Más

galeria-

Galería de Fotos

Colección fotográfica de nuestro trabajo

Leer Más